Mujeres del Siglo 21

black-hair-wide

Cambio de Identidad

brunette blonde redheadPor Isabella Grisanti

 

Decidí teñirme el pelo de rubia a castaño. Al plantear mi idea, mis familiares y amigos tuvieron muchas opiniones, incluso el rechazo rotundo a la idea. Al final opté por hacer lo que a mí me provocaba, pero debía hacerlo rápido antes de arrepentirme. Entonces, hice una cita con mi peluquero estrella barquisimetano, quien es conocido como el “cacho” de mi peluquera fija. Sin avisar, realice la transformación que tornó en un cambio de identidad.

Fue sorpresa para todos llegar a un sitio como morena. En la oficina, se paraban en mi cubículo para compartir su punto de vista: “Te resaltan más los ojos”, “Creo que me gusta más”, “¿Qué te pasó para querer hacer semejante cambio?”, etc. Los chicos eran los que hacían más bulla, iniciaban conversaciones  al respecto estableciendo que era otra persona. Más de un amigo dijo: “¿Tú eres la hermana de mi compañera?”. Otro no aguantó en preguntar: “¿Quién se divierte más? ¿La catira o la pelo oscuro?”. Mis amigas me apoyaron por haber tomado el riesgo. Las conocidas que nunca me saludaban, ahora saludan simpáticamente. Existe menos prejuicio de su parte.

En mi casa, mi padre pegó un grito. Nunca pensé que estaba arriesgando darle un infarto al pobre señor. Mi madre pasó todo el fin de semana viéndome detenidamente buscando el alma de su hija a través de mis ojos. Ella se repetía a sí misma que se iba a acostumbrar, era cuestión de tiempo. Claro, mi abuela simplemente no me reconoció por varias semanas. Ella pensó que me había ido de viaje.

Realizar cambios de look es una experiencia emocionante. El evento se asemeja  a colocarse unas “lolas” (senos), sólo que los riesgos son menores y menos costosos. A todas nos encanta recibir piropos por las mechas o el corte de pelo que nos acabamos de hacer. Sin embargo, la venezolana no es de cambios radicales en materia de su cabello. En el siglo 21, cortarse más de tres (3) dedos de largo se considera un sacrificio.

Pero pasar de catira a morena entra en otra liga. Los estereotipos están tan arraigados a nuestra mente que a veces ni nos damos cuenta que caemos en ellos. La catira es vista como un ser exótico en Venezuela (todos los hombres saben quién es Marjorie de Sousa) y todos suelen subestimarla. Pero el corazón del venezolano pertenece a las morenas, la más deseada e imaginada como madre o amiga son las chicas que se parecen a Norelys Rodríguez.

Sin analizar que es justo o de que cada quien tiene su preferencia, mi experiencia como morena es que hay un favoritismo hacía aquellas con pelo oscuro. Mi conclusión es que uno no cambia por un cambio de look, sólo la percepción de la gente puede alterarse ligeramente y suele ser por un concepto superficial de tu persona. Al final, el objetivo es refrescarse, divertirse y si te cansas, siempre te lo puedes volver a cambiar.

 

 

Isabella Grisanti

@IsaGris

Comentarios

Comentarios

Escrito por Isabella Grisanti

Me gusta escribir ficción en primera persona. Soy galla ("geek"), romántica y payasa. Como buena latina, tiendo a subir el tono de voz sin darme cuenta. Mafalda de corazón.

Escribir un comentario

cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  |