Mujeres del Siglo 21

5 cosas que hacemos para matar la pasión y evitar el guayabo

mujeres del siglo 21¡Ok! Lo acepto, cuando un chamo comienza a gustarme más de la cuenta y la cosa parece ser mutua, comienza el auto-saboteo mata-pasión y todo con la intensión de evitarme el guayabo por aquello de ser una “mujer del siglo 21″. Hablando con mis amigas comencé a notar que yo no era la única, eso me hizo sentir aliviada.

Luego de pasar días pensando concluí que debe ser algo que hacemos por aquello del multitasking y además por ser quienes a veces también llevan los pantalones. Es como un temor increíble que tenemos por mostrarnos vulnerables y dejar en riesgo nuestro ego. O sencillamente tenemos miedo a no saber manejar bien la situación.

Así que aquí les dejo 5 cosas que hacemos las mujeres para matar la pasión y evitar el guayabo:

  1. Pelear con el niño en cuestión -por todo-: A ver, esto puede ser divertido al principio, pero cuando ya es siempre y se convierte en algo con mala actitud, el nene se cansa.
  2. Contarle TODOS tus problemas: ¡Antes de que me linchen! Sí, es tierno compartir información, algunas cosas, etc. Pero contarle al niño que te duele el vientre (más la explicación de motivos) es Too Much. Llega un momento en que el niño piensa ¡Esta jeva tiene demasiados problemas!
  3. “Enfermarte” para que te “consienta”: Sí, es cuchísimo que el niño esté pendiente de ti, pero a ver cuando jugamos a “enfermarnos” para sólo llamar la atención pues se convierte en otro punto de “Mejor huyo por la derecha (o la izquierda, según sea su preferencia)”.
  4. Ignorarlo -o el otro extremo-: Esta definitivamente es mi favorita. Hablas en exceso con el niño por pin, sms, imessage o cualquier chat tecnológico y portátil, te ríes, compartes fotos, y demás. Pero basta que se te pare en frente o te lo cruces para fingir demencia y huir o inventarte una excusa para no socializar con el niño. Esto todas los hemos hecho, solo que a veces yo exagero.
  5. Conversaciones doble sentido -en exceso-: A veces creemos que esto está genial, que somos frescas, modernas, y esas cosas, pero la verdad es que si realmente le gustas al niño, este tipo de conversaciones  generan el efecto contrario.
Yo recién hace poco comencé a notar que hacía alguna de estas cosas, y pues decidí irme con calma, paso a paso y trabajar en esto cuando. Así que cero rollos y a relajarnos.

Comentarios

Comentarios

Escrito por Laura Solórzano

Caraqueña peleada recientemente con su ciudad, buscando motivos que la hagan sonreír en medio del caos. Fascinada por el poder del Social Media y socia de locos que le hacen creer que el mundo puede ser un mejor lugar. Cree en Woody Allen, en la literatura y en la comida. Daría su vida por un buen café y una conversación con Sabina y Fito. Mujer dispuesta a demostrar que la histeria es divertida. Twitter: @LauSolorzano.

Un Comentario
  • ¡Dios! Si mi ex hubiea leído este post, creo que no hubiera terminado con ella. A eso agrégale contarle con detalles las experiencias sexuales con los exnovios… Por cierto, seguían siendo amigos de ella y los tuve que ver varias veces. Lo más bonito del asunto es cuando preguntaba: ¿por qué no te caen tan bien fulano o sutano? No es por ser cuaimo, más bien peco por desprendido, pero todo tiene un límite, ¿no?

Escribir un comentario