Mujeres del Siglo 21

mujeres desesperadas

Los impelables para recuperar la cordura

Mujeres del siglo 21A todas nos pasa que en algún momento de la vida perdemos la cordura y comenzamos a gritarle sin sentido a nuestro novio, familia, vecinos, jefes, empleados, amigas… O policías. Probablemente sea culpa de ellos o –lo más probable- termine siendo culpa nuestra (y por “nuestra” quiero decir de mercurio retrógrado, las hormonas, el cosmos, los cables cruzados; porque nunca es realmente nuestra culpa). Entonces, cuando eso pasa y los gritos se callan probablemente nos arrepentimos de la mitad de las cosas que dijimos, es por eso que aquí vienen 5 impelables para recuperar la cordura.

  1. Una ducha fría: Ok, no podemos andar por la calle con una regadera en la mano (aunque sería idea para calmar el calor de la rabia), pero podemos entrar en un baño y echarnos agua en la cara. Sí, se corre el maquillaje, pero te calma. Obvio, si llegas a tu casa métete en el baño y pon música y haz lo que dice que hagas aquí.
  2. Música a los oídos: Ahora que tocamos en tema de la música, es necesario pedirte que tengas un “playlist” feliz en tu ipod, ¿Por qué? Todas tenemos esas canciones que, sin importar cuán mal estemos, nos relajan. Entonces, cuando estalles y quieras calmarte una de las mejores cosas que puedes hacer es conectarte los audífonos a los oídos y respirar mientras bailas.
  3. Cómete un dulce: También cuídate el dulce porque cuando estamos molestas hacemos locuras, pero el punto es que te recomendamos correr a la panadería más cercana (o heladería) y comprarte algo dulce, sabroso; olvídate de la dieta porque seamos sinceras: La dieta no servirá de nada después de matar a alguien.
  4. Respira: Este es el más complicado y es lo que te recomendará la profesora de Yoga, pilates y meditación ¡Respira! El cerebro respirará, te calmarás, tus niveles de estrés bajarán. Pero como es el más difícil, mejor lánzate los otros tres y luego este.
  5. Pide disculpas: Sí, es horrible caerle a gritos a alguien y después venir cual perro arrepentido con el rabo entre las piernas y decir: Discúlpame. Sin embargo, eso es mejor a estar molestos sin sentido. Esa persona (menos el policía, claro) entenderán que no estabas del todo bien y seguramente terminan sonriendo felices. Claro, puede que alguno no acepte la disculpa (porque hay gente que cree que nunca se equivoca) y entonces terminarás “alejada” de esa persona, no importa porque a la gente así no la quieres en tu vida.

Vamos, igual nos molestaremos, gritaremos, y todo eso, pero lo bueno es tener esta guía cerca, recobrar la cordura y no perder tanto los papeles porque sino esta guía dejará de servirte.

Comentarios

Comentarios

Escrito por Laura Solórzano

Caraqueña peleada recientemente con su ciudad, buscando motivos que la hagan sonreír en medio del caos. Fascinada por el poder del Social Media y socia de locos que le hacen creer que el mundo puede ser un mejor lugar. Cree en Woody Allen, en la literatura y en la comida. Daría su vida por un buen café y una conversación con Sabina y Fito. Mujer dispuesta a demostrar que la histeria es divertida. Twitter: @LauSolorzano.

Escribir un comentario

cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  |