Mujeres del Siglo 21

redlipstick

El poder de unos labios pintados de rojo

En estos días tenía un par de exposiciones que hacer en la universidad así que decidí desempolvar mis mejores técnicas de ex-MUN vet, o lo que la gente normal llama «esa gente que juega a la ONU». Y la verdad es que entre las telarañas de mi memoria recordé algo que me dijo una vez la profesora Milagros Betancourt, ex embajadora de Venezuela en Naciones Unidas: en el mundo profesional, especialmente en los campos donde abundan los hombres, una no puede jugar a parecer un tipo porque en ese campo no va a ganar, lo mejor que puedes hacer es comportarte de la manera más femenina posible.

El comentario puede parecer efímero, frívolo, irrelevante incluso, pero la verdad es que no lo es. En los campos de trabajo altamente competitivos, donde nadan los tiburones, los hombres aun hoy llevan la ventaja; quizá porque son más agresivos, quizá porque aun vivimos en una Latinoamérica machista, o quizá porque más de una pendeja hace quedar mal al gremio con alguna cotufada imperdonable; quién sabe –quizás, la pendeja he sido yo.

El tema está en que esto nos puede generar la ilusión de que son las características masculinas las que garantizan el éxito profesional, y por eso nos topamos con mujerones vestidas de taller con pocas curvas, de colores sobrios y sin maquillaje. Y creo que por ese camino no es la cosa, porque, aún sin maquillaje y sin llevar un escote una no puede ocultar lo que es: una mujer, y si empieza a tratar de comportarse/vestirse como hombre va a fracasar rotundamente.

Insisto, el guardarropa no es irrelevante en el campo profesional, es una arista de lo que llaman personal branding, la marca que generas («Fulana»). Eso influirá en qué liga juegas y con qué atributos compites y ¡Ojo! ¡No quiero decir que haya que apelar a lo sexual para resaltar en el trabajo! –Dios me libre de tal cosa-, considero no hay nada menos profesional que eso. Tampoco quiero decir que un closet divino te va a garantizar el éxito. Digo que el tema del look tiene el poder de modificar la percepción de tu «yo profesional», no es simplemente un tema de coquetería, eso de verse bien y además ser eficiente es una combinación fabulosa.

Entonces es importante que cada mujer de esta época tenga una sección de en su closet tipo pro, unos buenos tacones, unos cuantos peinados femeninos que pueda llevar a la oficina y que jamás desestime el poder de unos labios pintados de rojo cuando de llamar la atención se trata. No es banalidad, es una herramienta exitosa en el mundo laboral.

Comentarios

Comentarios

Escrito por Amanda Quintero

Economista y escritora. Enamorada de lo público y de pensar en cómo hacer del mundo un lugar mejor. Runner. Twitter: @AmandaIsabel87

4 Comentarios
Escribir un comentario

cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  |