Mujeres del Siglo 21

10 kilos extra, un reto y un ex.

El invierno puede ser muy rudo, sobre todo cuando vienes de un país tropical y tu casa no tiene calefacción. Más duro es, además, cuando tienes que administrar muy bien el dinero y te toca comer lo más barato y que al mismo tiempo calienta el cuerpo: Pizza. Pasa también que cuando estás en un país como Uruguay y descubres una deliciosa bebida llamada Grappamiel y que cuando la tomas te sientes en el Caribe porque te da calor.

dieta maitenaAdemás, súmale a eso que si tienes un trabajo “relajado” pero con picos altos de estrés en ciertos momentos. También descubres que la mejor solución para no matar a nadie es comer chocolate, dulce de leche o cualquier cosa que contenta azúcar químicamente procesada. Y si, para más colmo, después de tu cumpleaños aparece ese ex que nuncaterminastedeolvidar; se termina de complicar el partido por la respuesta para todo es: papas fritas. Pero no comunes y silvestres, no. Papas champi (papas con champiñones), papas borrachas (papas con tocineta) o papas americanas (queso cheddar y tocineta). En fin, ¡Todo mal!

Si esto lo metes en una línea de tiempo y le pones que todo duró unos siete meses, porque el mes antes de irse genera estrés y ansiedad y eso implica comer, entonces tenemos una mala noticia frente a la balanza y al espejo: ¿En qué momento aumenté 10 kilos?

Sí, esta soy yo y esta es mi historia de los últimos meses. En la víspera de mi cumpleaños, estaba con mi hermano haciendo algunas compras en Montevideo, yo quería un nuevo jean porque no compraba ninguno desde 1983. Entré a todas las tiendas, buscaba mi talla, iba al probador y salía deprimida. Claro, era más fácil no verme mucho en el espejo que ir directo a la farmacia a pesarme.

El día que mi hermano se fue, después de parar la lloradera y de comerme ¡una tableta entera de chocolate Milka con Oreo! (Hecho por los dioses del olimpo, vale destacar), salí corriendo a la farmacia más cercana a pesarme. Mi reacción fue de una dama digna, esa que no suelo ser. Agarré mis corotos y me fui a mi casa, antes paré en la estación de servicio a comprar un alfajor inmenso porque si ya tenía 10 kilos extras ¿Qué importaba unos gramos más mientras decía qué hacer con mi vida?

Entre las opciones para perder peso pasaron las latas de atún y lechuga tipo Miss, el ejercicio matador (nunca he sido muy de hacer eso), eliminar el azúcar (me muero), dejar las cosas fritas, la pizza, las harinas en exceso, las comidas a horas anormales… Y bueno, opté por esas últimas, pero claro aún seguía en Montevideo y mi presupuesto cada vez daba más para todo eso que hace daño pero es barato. Así que, nuevamente digna, me paré frente al espejo y me dije a mí misma: Mi misma, eres una gordis, pero te gozaste estos kilos, cuando llegues a Caracas cierra el pico.

Les cuento: Para el momento en que se publica este texto, ya tendré dos semanas en Caracas; para el momento en que lo escribo tengo una semana. Los primeros días comí todo lo que no iba a poder comer en 60 días: comida china, tequeños, birras, donas, chocolate venezolano, arepas fritas. Desde el lunes comencé a comer solo proteína vegetal para poder desintoxicarme y ese sábado en la noche hice Insanity ¡Asumiendo que lo haría por los próximos 60 días! Mientras escribo esto son las 10:43 pm y no he puesto aún el video que me toca, pero lo haré porque así me lo prometí.

Por ahora tengo solo tengo 10 kilos, el reto de terminar Insanity y un ex que nuncaterminodeolvidar por ahí, ya veremos en qué resulta todo este cuento.

 

PD: Es martes 16/09 y el detox me sirvió para limpiar un poco el cuerpo y el Insanity va un día sí-un día no, ¡Pero va!

Comentarios

Comentarios

Escrito por Laura Solórzano

Caraqueña peleada recientemente con su ciudad, buscando motivos que la hagan sonreír en medio del caos. Fascinada por el poder del Social Media y socia de locos que le hacen creer que el mundo puede ser un mejor lugar. Cree en Woody Allen, en la literatura y en la comida. Daría su vida por un buen café y una conversación con Sabina y Fito. Mujer dispuesta a demostrar que la histeria es divertida. Twitter: @LauSolorzano.

Escribir un comentario

cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  |