Mujeres del Siglo 21

driving-while-applying-makeup-thinkstock-565680131

Cosas que hacemos mientras manejamos

woman-driving-car-adjusting-mirror-applying-make-up-and-talking-on-cell-phone-with-multiple-arms-giclee-print-c12351517Muchos hablan de las mujeres y lo terribles que somos al manejar. Ante un comentario que recibí el fin de semana decidí tocar este tema.

Mientras me pasaban una hamburguesa, unas papitas, un refresco y mi rodilla izquierda controlaba el volante, un hombre me dijo: “Definitivamente eso sólo pueden hacerlo ustedes”. En ese momento sonreí y le dije: “No has visto nada”.

Quise enumerar, entonces, la cantidad de cosas que podemos hacer las mujeres mientras estamos al volante:

1.- Maquillarnos:

La única forma en la que podemos llegar a tiempo a los lugares (reuniones, trabajo, celebraciones, etc.) es si aprovechamos el tiempo en el carro para maquillarnos. Considero que lo más difícil es delinearse los ojos y pintarse las cejas, ya que requiere de mucho control para lograrlo efectivamente. Sin embargo, hay unas diosas que pueden delinearse los ojos con una sola mano. ¡Merecen aplausos!

2.- Limarnos y pintarnos las uñas:

Al colocar las manos en el volante para manejar, ocurre algo espantoso: inevitablemente tenemos que ver nuestras manos por varios minutos e incluso horas. Eso permite detallar si se te cayó el esmalte, si se te partió una uña, si necesitas cambiarte la pintura, en fin. Verte las uñas y no hacer nada para reparar ese daño es imposible, IMPOSIBLE. Además lo bueno de limarlas y pintarlas en el carro es que pueden aprovechar las salidas del aire acondicionado para acelerar el secado.

3.- Usar el teléfono celular:

Este punto es amplísimo, porque las mujeres no sólo hablamos por teléfono, también chateamos, revisamos nuestras redes sociales: twitter, facebook, instagram, pinterest; discutimos con nuestras amigas, peleamos con nuestra pareja, criticamos a toda la humanidad, chismeamos y nos tomamos 20 fotos, para sólo publicar una.

4.- Ingerir alimentos:

Para quienes tienen una agenda muy apretada y viven contra el reloj, el carro se convierte en ese espacio soñado en donde finalmente podemos comer. Los clásicos siempre serán las hamburguesas, los sanduchitos, las pizzas y los chicken tenders. Aunque no lo crean yo he comido arroz chino, pasando por el sushi y la sopa. ¡Sí! A veces me paso, pero bueno o es eso o nada, y la nada me produce dolor de cabeza.

 

 

5.- Leer 50 Sombras de Grey:

Hemos llegado a uno de mis puntos favoritos. La trilogía que conmocionó a las féminas (no a todas pero a muchas) Y soy capaz de agregar este punto porque coincidencialmente varias amigas no podían esperar llegar a sus casas o querían aprovechar TODOS los momentos para avanzar en aquella historia de amor perturbadora. Era obsesionante. Sin embargo, las dos o tres horas de tráfico, podrían convertirse en la gloria, si Christian Grey era tu copiloto.

6.- Hablar “con mí misma”:

Practicar discursos, repetir conversaciones, revivir frases inolvidables y hasta drenar las molestias causadas por alguna discusión, son las opciones que nos brinda el hablar solas mientras manejamos. ¡Ojo! No estoy diciendo que las mujeres necesitamos un carro para hablar solas, por lo menos no en mi caso. Pero sin duda, es un momento en donde el espejo retrovisor y la mujer hacen una suerte de terapia. Y créanme que hasta decisiones determinantes se toman.

7.- Criar a los niños:

Este punto, no es el último por ser el menos importante. Es, sencillamente, el último porque es el que menos practico, pero tengo una enorme cantidad de conocidas que comparten conmigo sus vivencias. Manejar mientras preparas “el tete”, mientras limpias los “buches” o mientras hablas con infantes que no pueden responderte, es tan sólo algunos de los casos. Resulta que mientras manejamos, ellos -la luz de nuestros ojos- crecen. Entonces esos momentos, se convierten en los espacios para caerles a preguntas sobre las clases, los amiguitos, las novias, los novios, para regañarlos, para hacerlos reflexionar y para darte cuenta que comprarle un Nintendo o un iPad no fue tan buena idea.

 

¡¿Qué cantidad tan absurda de cosas hacemos mientras manejamos?! ¿Cierto?

Comentarios

Comentarios

Escrito por Desirée Rojas Tarazón

Simplemente imperfecta. Twitter: @DesiRojas

Un Comentario
Escribir un comentario

cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  |