Mujeres del Siglo 21

Coraje

danger-of-high-heels

Fácil es quedarse en casa y decir que «no» para no arriesgarse. Fácil es tener miedo.

Una cosa es desear una meta y otra muy distinta es tener la voluntad de hacer lo que sea necesario para conseguirla.

Fácil es soñar despierta con ese proyecto. Ponerle sonrisas a los momentos de éxito, saborear las mieles de esos frutos que no hemos plantado. Sean unos kilos de menos, un trabajo, un postgrado, un tipo que te hace temblar las rodillas y quieres tener a tu lado, fácil es armarte la historia en la cabeza de lo feliz que podrías ser si lo tuvieras.

Otra cosa es quererlo tanto, que estás dispuesta a trazar un plan para alcanzarlo, saber que tendrás que decir que no a cosas que te gustan porque esos pequeños placeres deben ser omitidos para alcanzar la meta final. Difícil es ponerte un par de ovarios para agarrar el toro por los cachos.

A las mujeres nos encanta hablar sobre lo que queremos y contárselo a nuestras amigas. Nos encanta ponerlo en nuestras redes sociales y escribir una épica griega en nuestras cabezas para explicar por qué no lo tenemos, y suspirar en las esquinas pensando en cuán felices seríamos si aquello que añoramos se hiciera realidad. Pero ¿estamos haciendo todo lo posible por alcanzarlo?

La verdad es que no somos famosas por ser valientes, por trazarnos objetivos grandes y realizar hazañas, sino que seguimos cargando aún con el estereotipo de damita que debe recatarse y mantener la fachada de bien portada.

Las damiselas en aprietos deben esperar por un caballero que las rescate… ¿y si el caballero no llega? ¿Nunca se le ocurrió a la damisela inventar un sistema de cuerdas hechas de retazos de vestido o una técnica de escalar en la oscuridad para bajar de la torre?

Somos todavía un género confinado a parecer débil. Las mujeres duras son llamadas machorras, tipos, mamarrachas, como si fuese excluyente una cosa con otra.

Hay que quitarnos el miedo de parecer atrevidas porque eso nos haga ver menos mujeres. El nuevo reto: vestirse de coraje sin que eso nos reste femineidad.

Comentarios

Comentarios

Escrito por Amanda Quintero

Economista y escritora. Enamorada de lo público y de pensar en cómo hacer del mundo un lugar mejor. Runner. Twitter: @AmandaIsabel87

Un Comentario
Escribir un comentario

cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  |