Mujeres del Siglo 21

Personas como nosotros

-       “No se sobre qué escribir

-       Escribe de personas como nosotros.”

 

Me acuerdo como si fuese ayer - una frase de esas que cuando seas famoso escribirás en tus memoirs. Mi madre gritaba a todo gañote contra una adolescente desesperada por obtener algo infinitamente superficial pero igualmente imprescindible en su vida. Por X o por Y mi madre argumenta diciendo “¿Por qué no podía tener una familia normal y unas hijas normales?” y respondo mientras subo las escaleras a mi cuarto “Porque nunca nos enseñaste a serlo”.

 

La verdad es que yo no creo en la normalidad. Es un concepto demasiado científico para ser aplicado en un ámbito humanista. Los seres humanos son propensos a organizar información y por esto nos encanta un censo, una encuesta, una estadística. Y por más que nadie quiera participar en ninguna, por alguna extraña razón todos queremos saber el resultado. Y es que así funciona, somos todos victimas de la curiosidad de lo que significa ser normal. En lo personal nunca pensé tener siquiera un chance de serlo, simplemente porque cuando empecé a analizar lo que podría considerarse normal, caí en cuenta que una persona normal no se pregunta estas cosas. Y empecé a pensar en quién es este señor normal, promedio, mediano, y seguramente mediocre. Con su familia normal, promedio, mediana y mediocre y su vida normal, promedio, mediana y mediocre. Seguramente es un señor con 2.7 hijos, 3.2 autos, un salario que le alcanza y no le sobra porque los precios de donde el vive se calculan en base a gente como el.

 

Y si algo sé de este señor, es que no es mi amigo. Yo aprendí las reglas y las leyes, las ordenes y las tareas y más allá de eso se me dio siempre la libertad de usar todas estas para formarme como mujer libre de cada acción y decisión que tomara. Y por más que uno pueda esforzarse por seguir una moda ridícula, por complacer, por imitar, nuestro instinto es curioso – y se siente enormemente atraído por aquello que no entiende y no logra encuadrar – incluyendo para algunos, mas no en mi caso, la normalidad

 

He aquí la base de mis amistades, de mis relaciones, de mis pasiones y decisiones. Siempre he pensado en ser normal más nunca he sentido alguna atracción por serlo. No me ha llamado la atención un chico normal, no he terminado de entender eso de seguir modas que sirven para unas mas no para otras, ponerse botas en países tropicales, camisas de pesca para ir al cine, y cosas sin sentido, simplemente porque alguien lo clasificó como normal. Porque sinceramente, pensándolo bien, de normal no tiene nada. Vivimos en un mundo patas pa’rriba, con horas locas y libros que hablan de ello. Con programas de reality más falsos que el sabor de fresa de los jarabes de niños. No hemos entendido totalmente lo que es ser normal porque nadie se ha atrevido a entenderlo mientras que muchos han intentado serlo.

 

Mientras tanto yo sigo rodeándome de gente anormal, llámenlos freaks, llámenlos locos, pero al fin y al cabo, es gente que llamas el día de su cumpleaños sin obligación. Porque quieres celebrar un año más de locuras de tal ser, del surrealismo de su existencia y la ilógica amistad que cultivan dos seres inequívocamente distintos. Es como esas fotos en internet de un panda y un rinoceronte blanco que son amigos y estupideces que te hacen sonreír porque sencillamente no cuadran. Y pensando en el futuro del mundo, de la fauna y de la flora, daría lo que fuera por que aquel animal que esté en vía de extinción sea ese que es de una raza “normal” porque creo plenamente en amistades entre gatos y guacamayas y entre tu y yo.

 

Comentarios

Comentarios

Escrito por Camille Brito Reale

Después de haber tenido la suerte de tener unos padres aventureros que me llevaron aunque no quisiera a vivir una vida que no era la mía en un país muy muy lejano, aprendí a ser otro tipo de princesa. Aprendí a ser aquella que ama viajar, ama aprender idiomas, ama comunicar con todos para dejar su granito de arena por todo el mundo esperando que si todos lo hacemos, algún día el mundo no sea más que una gran playa. Amante del trópico, de mi ciudad natal: Caracas, amante de las palabras, de la voz de cada ser, de las imágenes de cada día y las que creamos por diversión; me he vuelto cineasta, que escribe lo que quiere transmitir, toma retratos día a día de un mundo que es mucho más fotogénico de lo que pensamos y se inventa historias de película, esperando que de verdad así sean. Una persona sonriente, con muchísimos principios, por ahí dicen que inteligente pero yo no se, y sobretodo curiosa por siempre saber más. Twitter: @Camille_b_r

Escribir un comentario

cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  |