Mujeres del Siglo 21

iStock_000001667800Medium

Respuesta tardía

BeFunky__LA_4160.jpgPrimero que nada, pido disculpas por mi ausencia en este variopinto mercado virtual de ideas. Por razones de salud me ausenté de la computadora por un buen rato, pero como ya termina mi reposo, pues vuelvo a las andanzas.

Durante este tiempo de absoluta vagancia y de fraternización con mi techo, tuve tiempo de pensar en algunas ideas para publicar aquí. Luego recordé un post de Facebook de un conocido, que suele ser bastante tajante y directo en cuanto a sus opiniones se refiere, en donde pregonaba, básicamente, que hacerse una operación bariátrica es una estupidez, porque siempre vas a tener mente de gorda y siempre vas a querer meterte litros de grasa en el cuerpo.

Contextualizo: Las operaciones bariátricas son aquellas que se realizan las personas con obesidad de tipo 2 en adelante. Son personas diagnosticadas clínicamente como “obesas”. Porque la obesidad, aunque no todo el mundo lo entienda, es una enfermdad.

No se trata de un simple sobrepeso, no se trata de tener un cauchito reggeatonero ni unas revolveras demasiado pronunciadas. No, es una enfermedad, que evidentemente no es entendida en el mundo, y mucho menos en el país donde los lunes a las 10:30 de la noche todo el mundo corre a ver cómo un reality show deja por todo lo alto (o cree que lo hace) a un montón de mujeres que nada tienen que envidiarle a la novia cadáver.

Cada día es más preocupante  por su manifestación temprana. México es uno de los países con cifras alarmantes respecto a obesidad infantil. Ni hablar de Estados Unidos y sus opciones de alimentación, reyes de la comida rápida.

Escribo sobre esto, porque yo soy una persona obesa que decidió hacer algo con respecto al montón de inseguridades que tiene en cada uno de los kilos que le sobra y el tema ha sido recurrente durante los últimos meses.

A ese conocido nunca le dije nada, pero yo defiendo ese tipo de operaciones. Porque no se trata de tomar el camino fácil, no se trata, simplemente, de que te corten el estómago y de que te olvides de todos tus problemas. Si fuese así de fácil, ya Osmel Sousa hubiese matado a un montón de niñas haciéndolas someterse a ese procedimiento quirúrigco.

La gente juzga con mucha facilidad a los gorditos. La gente no entiende que la palabra “gordito” es ofensiva, tanto como lo es la palaba “maricón” o “cachapera”. Cada vez que una mujer dice “forever gordita”, porque se está comiendo una cucharada de Nutella, y pesa 54… Se muere un panda. Porque esa persona no sabe lo que implica ser gorda en un país como éste. No sabe lo que es no conseguir ropa coherente cuando tienes 27 años de edad, y no quieres ir a comprarla en Componix, porque eso es ropa que usa tu madre. No tiene idea de lo que es lucirse en traje de baño y ver la mirada de la gente, pensando que dejar de comer es tan sencillo.

No podemos hablar de comprensión con respecto al tema, cuando, buscando fotografías para este post, lo que encuentro son imágenes de burla con respecto a las mujeres gordas. Nadie puede decir que ser gorda es más sencillo que ser flaca, ni viceversa. Nadie puede imaginarse, a menos de que lo viva en carne propia, lo que implica vivir con sobrepeso. Las molestias corporales, la inseguridad social, emocional… La comparación constante. No me pueden hablar de compresión cuando el standard de belleza se mide en centímetros, y no en calidad humana. No me pueden decir que exagero cuando más de una famosa actriz “con sobrepeso” se somete a retoques digitales para ser más digna para una portada de alguna revista. No pueden decirme que el mundo entiende y acepta a los gordos cuando la revista Vogue rechazó a Gabouery Sidibe (actriz de la película “Precious”) por no cumplir con… sus medidas.  No me victimizo, cuento, con el par de ovarios que tengo, lo que implica no ser fitness.

Sí, hay parte de culpa propia, sin duda;  pero todavía la mayoría de los ciudadanos de este mundo no termina de entender que así como el alcohol y la cocaína son parte de un sinfín de adicciones, la comida (es en serio), también lo es. Y es bien jodido dejar un vicio que es vital para tu organismo.  No se trata de comer porquerías (al menos no en mi caso) sin darle importancia a lo que le estás metiendo a tu cuerpo. Así como el alcohol y las drogas sirven de autoflagelo, un combo de Wendy’s cumple el mismo rol.

No es tan sencillo como seguir a Sascha Fitness por todas las redes sociales y hacer 80 mil horas de cardio. No. La obesidad se sufre, se padece, se lleva en cada centímetro del cuerpo. Es un círculo vicioso muy difícil de romper.

Así que, querido conocido. No tengo nada en tu contra, y tienes derecho a establecer tu postura. Pero yo también puedo decirte, desde la experiencia, que más que una salida fácil, las personas que toman esta decisión lo hacen para ayudarse. Porque ser gordo no sólo es comer mucho. Es atentar contra ti mismo. Y eso no se soluciona tan fácil. Estoy segura que esto sí puedes entenderlo, porque todos, absolutamente todos, tenemos nuestros vicios.

 

Comentarios

Comentarios

Escrito por Patricia Ramírez

Actriz en construcción. Alérgica al drama y protagonista del mismo. Tatuada, perforada y complicada enmascarada. Algo así como una comunicadora social que ejerce editando eventos sociales. Fiel creyente de la ironía y sarcasmo como medio de expresión. Conquistadora intelectual porque no pretende ser miss. Alérgica al tinte rubio. Me saco las cejas cuando me acuerdo y me quito la pintura de uñas cuando ya es demasiado insulto al criterio estético. Pero me baño todos los días y me veo linda. No llevo la ropa apretada por rendir honor al sentido común. Me encantan los tacones aunque no los use. No se me da bien eso del masoquismo corporal (al menos). Fiel creyente del poder de sanación del bolero, el rock argentino y la música española. Amante de los musicales en medidas obsesivo-esquizofrénicas. Fotógrafa intensa de viajes. Intento de locutora. Indefinible más allá del sentido del humor. Y hasta cuchi en madrugadas. Twitter: @Patmirez

3 Comentarios
Escribir un comentario

cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  |