Mujeres del Siglo 21

Mujeres del siglo 21

El hombre perfecto.

Hace unos días vi una película, me llamó mucho la atención: Ruby Sparks; La chica de mis sueños. La trama la crea un escritor famoso, un poco inadaptado social, algo obsesivo, con un temperamento un poco común y una soledad que lo invadía. Sin amigos, sin novia, solo un perro que lo acompañaba y un hermano fiel a su trabajo.

Cierto día soñó con una chica que su maravillosa mente creó y fue inspiración para volver escribir. Y que maravilloso es eso, cuando algo o alguien te inspira a escribir y no puedes parar hasta que termines la historia.

Escribió y escribió hasta que un día bajó las escaleras de la casa y la mujer que creo en sus sueños y que describió en su historia como la perfecta para él, estaba ahí preparando de desayunar, ¡era real!, ¡La chica de sus sueños era real!.

Ella podía hacer todo lo que él escribía y sentía, lo que ordenaba en sus paginas. Cierto día juró nunca cambiarla ¿para qué? Es perfecta.

Hasta que ¡lo hizo! ¡la cambio!. ¡¿Por qué lo haces?!, grite un poco histérica, me encontraba muy dentro de la película.

Creo que se cansó un poco de la perfección de su compañera, y el temperamento solitario y obsesivo de este hombre hizo que lo hiciera.

¿Qué pasaría si pudiera crear a el hombre de mis sueños? , bueno la verdad ni yo sé como sería, soy un poco bipolar (¿la mayoría de las mujeres somos así o solo yo?)  pero voy a intentarlo, la descripción sería algo así:

Romántico, pero no tanto. Cariñoso, pero no empalagoso.  Que lea mucho, pero que viva también. Que sea líder, pero no conmigo. Que me trate como princesa, pero también como caballero. Que sea detallista, pero en ocasiones especiales.  Que desee pasar tiempo conmigo, pero no todos los días, (quiero mi espacio).  Que me llame por teléfono, pero no todo el día.

Y puedo seguir la lista de mi bipolarismo, pero creo que al final haría lo mismo que Calvin (el protagonista), mi temperamento tan muy mío haría que me desesperará y cambiará los rasgos de mi hombre ideal. Lo relación sería mucho mejor si mi hombre ideal cambiará e hiciera las cosas porque le nacen no por que se lo ordenará (aunque para ordenar las mujeres somos muy buenas). Y como yo no soy perfecta, ¿para qué quiero a alguien que sí lo sea?.

Total un poco de discusiones y desacuerdos no hacen daño a nadie, es parte del mundo de las relaciones humanas.  Por el momento mi hombre ideal existe y discuto con él todos los domingos sobre que película ver y que hacer después de verla.

 

Twitter: @marcelacinta

www.marcela-cinta.com

Marcela.cintadelag@gmail.com

 

Comentarios

Comentarios

Escrito por Marcela Cinta

Abogada Corporativa, Blogger y Columnista. Creadora de Noche De Letras NL Méx. Amo los animales, los libros, las películas, el jazz, el country, el rock, el café, The Walking Dead y Marvel :) Creo profundamente que la poesía se encuentra en la calle. http://marcelacinta.blogspot.mx/ Facebook.com/MarceCinta

3 Comentarios
  • Jajaja… muy buen post, Marcela.

  • Hola Marce!

    Muy buena columna. A mi punto de vista la pareja perfecta se encuentra en lo que he denominado “nuestro propio mundo”. Toda persona tiene esa individualidad que sí bien la sabe explotar, sabe adueñarse de su realidad. Por lo tanto que de ahí se desprende el tipo de personas con las que compartimos día a día y generamos al individuo que queremos como pareja (aunque lo negamos firmemente sino controlamos nuestro propio mundo).

    Por lo tanto, nuestra pareja es el reflejo de nuestra cotidianidad y tiende a romperse esos lazos tan firmes de pareja (pareja perfecta) sí al paso de los años esa persona ya no se adapta con “nuestro propio mundo”.

    Me hiciste pensar muchas cosas con la columna y te felicito.

    Hace falta reflexionar más de lo que tenemos y ponernos a escribir como lo haces tú.

    ¡Excelente!

  • El hombre perfecto o la mujer perfecta probablemente terminen por aburrirnos. Eso fue lo que le pasó a ese personaje. Se aburrió. Y es que tanta perfección aburre; se convierte en algo predecible, sin desafíos, muy estable, muy normal… Suena -y es- irónico pero la perfección probablemente se encuentra en esas pequeñas imperfecciones que nos hacen diferentes, como medio rotos o medio dañados. Son las imperfecciones las que le dan ese sabor impredecible a las relaciones; vueltas, subidas, bajadas y espirales de emociones -procurando que estas sean agradables- y a veces, hasta una discusión de vez en cuando sirve para obligarse a revitalizar esa relación pues la conmoción de una pelea y la posterior reconciliación -vamos, hay que aceptarlo- nos vitalizan el alma y nos hacen recordar por qué amamos a esa persona. Así pues, hay que entender que no se debe buscar parejas perfectas sino relaciones perfectas con parejas perfectamente imperfectas.

Escribir un comentario

cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  |