Mujeres del Siglo 21

Bucéfalo

Dedicado a mi burro – que ya no quiere ser burro – que le tiene miedo a su sombra – y que le duele, le duele, le duele el corazón

 

Cuenta la historia que el joven Alejandro Magno fue el único en poder domar un caballo indomable. Era un alazán inquieto con una actitud tosca y salvaje. Con aspecto de buey y capaz hasta complejos de éste, el pobre caballo no permitía ser montado por nadie.
Alejandro, con nueve años de edad lo agarró por las riendas y obligó al animal a ver al sol, confundido y cegado, Bucéfalo en ese momento se dejó montar. Resulta ser que el caballo era inquieto no por voluntad propia o rebeldía equina, era una pobre criatura que le temía a su sombra y no le podía escapar.

 

Hoy, tras una no tan larga, pero intensa conversación con una mujer muy importante en mi vida, entendí una de las mil razones que llevan a la mujer a ser tan indecisa, tan inquieta y a veces violentamente emocional. Esta mujer en cuestión, mide poco más que yo, pero aparenta mucho más. La gente la confunde por una mujer de gran estatura. Y por más que me burle de ella – que siempre se enorgullece en decir que es más alta que la norma (cosa que es totalmente mentira) siento que no es una cuestión de tacones. Sí parece ser más alta, su presencia es mayor, su esencia es de realeza y su manera de actuar no es de superioridad pero exude grandeza. En esto, esta mujer, se parece muchísimo a Alejandro Magno. Sin embargo, a pesar de sus miles conquistas y logros, se parece hoy mucho más a Bucefalo, que se ahuyenta al ver su propia sombra, que le tiene miedo a aquello que la persigue, la precede, la caracteriza y la acompaña siempre.

 

Ella, como muchas mujeres hoy en día, es una mujer que le teme a estar sola pero le teme más aún al no lograrlo y se esfuerza por demostrarse que sí podría hacerlo si fuera necesario – se esfuerza tanto que termina saboteando relaciones y gracias a esto ha aprendido a ser independiente al punto de no saber si quisiera dejar de serlo.

Ella, como tu y como yo, cree en el amor, cree en fuerzas mayores, cree en el esfuerzo, en el merito, en la suerte, en adverbios que son elementos que se podrían caracterizar como incontrolables, amigas del tiempo que es enemigo de todos, y todas hijas de algo que llamamos destino. Pero cree tanto en la grandeza de todo esto que se siente minúscula e insignificante y se asusta al ver el tamaño de lo que podría lograr si tuviese la determinación y la motivación requerida para ello.

Ella, por más inteligente es muy ingenua ciertas veces y ha aprendido a ser grande, a ser alta, a ser grandiosa, y por eso alza el mentón y mira al frente a un futuro cierto y seguro que se traza con sus propias manos, pero al momento de su debido descanso, cuando quiere meditar, pensar, llorar, reír, sentir y enamorarse de la vida que se construyo y de las personas que la rodean, baja la mirada y ve aquella mancha grisácea inmensa y no se cree que es ella y por lo tanto se inventa que su sombra es un enemigo cuando no es más nada que su miedo saboteando, impidiendo que sus sueños vengan realizados.

 

Quiero tomar una leyenda muy sencilla para pensar en lo que significa ser grande, ser adulto, ser aventurero, haber logrado, haber vivido, y haber querido siempre más. Es aceptable ver al sol y cegarse de vez en cuando, perder noción del tiempo, del destino, confundirse y dejar que alguien más te acompañe. No es necesario estar sola para ser independiente, no es imprescindible entender de donde proviene la luz pero es inmensamente neceser creer en todas las fuerzas mayores que se reflejan en ti y que proyectan tu sombra. Tu sombra son historias, que te persiguen, que te marcan, que enfrían la tierra que pisas y te ayudan a mantenerte realista, pero realísticamente esta bien soñar, ya eres grandecita y te lo puedes permitir.

 

Déjate llevar, déjate soñar, déjate enamorar – solo necesitas cerrar los ojos y no temerte a ti misma. Eres una mujer inmensurablemente grandiosa – pero ni tan alta.

Comentarios

Comentarios

Escrito por Camille Brito Reale

Después de haber tenido la suerte de tener unos padres aventureros que me llevaron aunque no quisiera a vivir una vida que no era la mía en un país muy muy lejano, aprendí a ser otro tipo de princesa. Aprendí a ser aquella que ama viajar, ama aprender idiomas, ama comunicar con todos para dejar su granito de arena por todo el mundo esperando que si todos lo hacemos, algún día el mundo no sea más que una gran playa. Amante del trópico, de mi ciudad natal: Caracas, amante de las palabras, de la voz de cada ser, de las imágenes de cada día y las que creamos por diversión; me he vuelto cineasta, que escribe lo que quiere transmitir, toma retratos día a día de un mundo que es mucho más fotogénico de lo que pensamos y se inventa historias de película, esperando que de verdad así sean. Una persona sonriente, con muchísimos principios, por ahí dicen que inteligente pero yo no se, y sobretodo curiosa por siempre saber más. Twitter: @Camille_b_r

3 Comentarios
Escribir un comentario

cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  |