Mujeres del Siglo 21

glee-lea-michele-rachel-berry-Favim.com-346478

La vida no es como Glee, Ryan Murphy.


 lizaSer artista es divertido. Y quien diga que no, es un farsante. Pero también es difícil. Y el que diga que no, es un flojo. No sé si ya lo comenté en este espacio, pero actualmente estoy haciendo un taller de teatro musical, porque es una de mis grandes pasiones en la vida y quiero experimentar qué se siente trabajar en una de las disciplinas más integrales que existe dentro de las artes escénicas: ser bueno en actuación, canto y baile es… y me perdonan el francés… un coñazo.

La paso bien. Mentira, la paso bomba. Este taller me ha mantenido feliz desde que volví de Inglaterra (tampoco sé si comenté que viví durante seis meses en la tierra de doña Elizabeth), y me ha permitido adaptarme nuevamente a esto de estar en el país. Me ha abierto oportunidades y toda la cosa, pero hay días que, en serio, no se parecen ni un poquito a Glee.

De hecho, el mundo tiene que dejar de pensar que así es la vida. Es mentira que la galla del colegio se levanta al quarterback, y de la nada se corta su pollina sexy, se hace treinta y cuatro sesiones de fake tanning, y de repente se va a Nueva York y es exitosa. Así no funciona el mundo artístico, y en este país mucho menos. Hay excepciones, pero las cosas no se dan tan fácil en un medio en donde todo el mundo tiene talento y tú debes demostrar que el tuyo vale más que el de los demás.

En Venezuela, hacer teatro es mucho más difícil que, por ejemplo, en Broadway. Por cuestiones formales y económicas, básicamente. No es así como que aquí se consigue un espacio de presentación y de ensayos con cada parpadeo, no es así como que aquí hay un sindicato, no es así como que aquí la mayoría de las compañías teatrales te paguen por ensayar, lamentablemente. Pero, lo seguimos haciendo. Porque eso es lo que nos mantiene vivos, para nosotros un ensayo de fin de semana es tan importante como una salida a la playa para el resto del mundo.

Es una vida sacrificada, que te enfrenta contigo mismo constantemente. Y fue esto lo que me pasó hace unas semanas. Como dije anteriormente, ser bueno en actuación, baile y canto es demasiado difícil, y yo no soy la excepción de la regla. Son contados los artistas increíbles que dominan estas tres disciplinas con un misticismo hipnotizante… Yo no te me soy de esas.

Tengo problemas para cantar de forma coherente, por falta de técnica y exceso de vicios, pero estoy trabajando en eso. En estos días, en una de las clases, tocó vocalizar frente a mis compañeros, entré en pánico y todo se fue al río Guaire. Terrible. A partir de ese momento, la moral la tenía más abajo de donde suelo tenerla, y el resto del taller se fue, nuevamente, al río que sigue sucio y en el que todavía no podemos bañarnos.

Nada salió bien. Terminé, cual drama queen que soy, encerrada en el baño, llorando por unos segundos (porque en eso sí te me soy buena, en armar drama) y luego salí a continuar con mi clase de danza. Sentí que no debía seguir, porque, en verdad, nada estuvo bien ese día.

Para hacer el cuento corto, hoy sentí progreso. Y el resto del taller fue una maravilla. Y en la clase de danza llegué mi frente al piso. Sí, está jeva de más de 70 kilos (muchos más), llegó su frente al piso con sus piernas abiertas. E hice la coreografía de forma decente. Y me sentí bien.

tobillosA lo que voy con todo esto: No vagueamos, porque enfrentarte día a día contigo, con tus emociones y saber lidiar con ellas es de locos valientes. Y cada día es diferente. Y vivimos al máximos porque no sabemos hacerlo de otra forma. Y me encanta vivir un día con el tatuaje de mi tobillo izquierdo al máximo, y otro con el tobillo derecho alborotado (en cada uno tengo tatuados las máscaras de la tragedia y la comedia, respectivamente). Y nada  de lo que hacemos es fácil.

 Así que no juzguemos. Cada quien tiene sus propios gigantes (o molinos) que derrotar. Cada quien ejerce una función en este mundo. Y eventualmente, cada quien acertará en la nota, o llegará la frente al piso. Y se sentirá del carajo.

 

Comentarios

Comentarios

Escrito por Patricia Ramírez

Actriz en construcción. Alérgica al drama y protagonista del mismo. Tatuada, perforada y complicada enmascarada. Algo así como una comunicadora social que ejerce editando eventos sociales. Fiel creyente de la ironía y sarcasmo como medio de expresión. Conquistadora intelectual porque no pretende ser miss. Alérgica al tinte rubio. Me saco las cejas cuando me acuerdo y me quito la pintura de uñas cuando ya es demasiado insulto al criterio estético. Pero me baño todos los días y me veo linda. No llevo la ropa apretada por rendir honor al sentido común. Me encantan los tacones aunque no los use. No se me da bien eso del masoquismo corporal (al menos). Fiel creyente del poder de sanación del bolero, el rock argentino y la música española. Amante de los musicales en medidas obsesivo-esquizofrénicas. Fotógrafa intensa de viajes. Intento de locutora. Indefinible más allá del sentido del humor. Y hasta cuchi en madrugadas. Twitter: @Patmirez

Escribir un comentario

cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  |