Mujeres del Siglo 21

Cows and clouds

Moraleja para hermosear a una mujer

reynaEn un punto del mundo, estaban dos amigos Arturo y el Sr. Darcy… los cuales viajaban cada uno en su barco. Ellos un poco temerarios, vieron que frente a su camino se encontraba una Isla. Acordaron llegar ahí y anclarse por algún tiempo para explorar. En lo que ellos llegaron, caminando y observando les pareció una maravilla aquél lugar, uno de ellos, Arturo mientras admiraba el lugar, precisó que para que aquello estuviese completo, sólo faltaban las figuras de mujeres hermosas y místicas… el Sr. Darcy se abstuvo de contradecirlo, pero no opinó palabra alguna… en eso, como arte de un mago se dieron cuenta de que la Isla sí estaba habitada por mujeres y también por hombres sólo que estos eran menos, entonces, continuaron y tanta fue su conmoción con aquella aventura que entre mas caminaban y conocían, dentro de ellos traían el deseo implícito  de conocer a una bella y hermosa mujer… bueno, muy seguramente no tal cual lo escribo pero si estaban esperando de manera muy expectante el montón de sorpresas que aquella isla les pudiese ofrecer. Arturo, observo a la que el denominó la más bella de el lugar… y cómo todo hombre comenzó con su cacería, mientras que el Sr. Darcy, siguió su camino; después de una larga caminata llego a un hermoso rio que yacía bajo una prominente cascada, en una de las rocas que se encontraban ahí, al filo del agua vio sentada a una mujer, cuyo aspecto a los ojos de él parecía sublime, autentico, hermoso y único, fue algo así como Amor a primera vista. Él se acercó y comenzaron a platicar y así continuó esta historia, ¡su historia!

Arturo, después de algunos días en la isla y de haber probado ya, varias mieles femeninas, se aburrió y esperaba regresar lo más pronto que fuese posible, buscó a su amigo, cuando lo encontró, observo que el caminaba conversando con Mérida, la mujer del río… cuando Arturo los vio, jalo hacia a un lado a el Sr. Darcy y le dijo:

Arturo: ¿Dónde has estado todo este tiempo? Te he buscado por todas partes, para que encontrases como yo alguna lindura del lugar y constataras sus maravillas…

Sr. Darcy: Jaj, Arturo nunca cambiaras… no te preocupes no me he perdido de nada. Ya he observado las maravillas del lugar y no sólo de él, sino de quienes lo habitan. Estoy sorprendido y con toda la seguridad te puedo decir que hasta me he enamorado y pretendo quedarme aquí.

Arturo: ¿Cómo?, ¿De qué estas hablando?, ¿De quien te enamoraste? La quisiera conocer.

Sr. Darcy: Mira frente a ti, es ella la que te he presentado. (Mérida no estaba escuchando, sólo esperaba a un lado de ellos)

Arturo, un poco atónito quedo perplejo y comenzó a soltar carcajadas… esas sonaban un poco incrédulas y hasta sarcásticas. Este observa a su amigo y le dice:

Arturo: cómo puede ser semejante barbarie. Ya la has visto bien. Tomaste algo, tal vez te dieron a probar algún té de hierba mala y tienes alucinaciones…

Sr. Darcy: ¿Por qué lo dices?, (cabe decir que el llevaba una grande y relajada sonrisa)

Arturo: pues, ¡date cuenta!… estas compartiendo tu tiempo con la mujer mas Fea del lugar. Mírala, no hace falta que te la describa. Ella es gorda y sus facciones no son delicadas… para nada creería yo que has puesto tus ojos en ella.

Sr. Darcy: no digas eso, me he enamorado profundamente de ella y pienso quedarme aquí, luchar por ella y comenzar una historia juntos…

Para no entrar en tantos detalles… figúrense ustedes que Arturo no podría comprender aquél encantamiento que su amigo tenía por esa mujer, la cual no era siquiera lo que algún hombre podía esperar.

Arturo decidió marcharse del lugar, dejando a su amigo a lo que el llamaba “su desventura”.

Pasaron los años, los cuales el Sr. Darcy utilizó para pasar tiempo con Mérida, conocerla y enamorarse cada día más de ella, pues, cuando la vio la primera vez, sintió que ese era su lugar, su hogar y que ya no tenía más a dónde ir y buscar.

Al cabo de dos años, Arturo regreso… y con la esperanza de que su amigo hubiese encontrado a una bella mujer decidió ir a buscarlo… lo encontró y después de un encuentro jubiloso, ellos platicaban de cómo el tiempo había cambiado sus vidas. El Sr. Darcy le dijo a Arturo que se había casado con Mérida y que era el hombre más feliz del mundo. Arturo no podía creerlo pero se abstuvo de hacer algún comentario negativo al respecto. En la isla había un gran carnaval y Arturo, por supuesto, no sabia de que se trataba… el Sr. Darcy le comentaba que era el gran baile de coronación de la Reina. Acudieron juntos a observar la algarabía, Arturo aún bastante sorprendido y escéptico de lo que su amigo había hecho, esto es, haberse casado con “la mujer más gorda y fea del lugar”… cuando llegaron a un lugar desde el que podían ver todo el carnaval, Arturo quedo asombrado de aquella figura femenina vestida como Reina con un atuendo hermoso, adornado de bellas y frescas flores y que venía cargada por sirvientes en un hermoso “carruaje” adornado con los más bellos adornos que asemejaban ser joyas, (no estoy segura de lo fueran, pues recordemos que era una isla)… Arturo contagiado por la alegría que se respiraba en el lugar, preguntó a su amigo al Sr. Darcy:

Arturo: Y bien amigo mio, ¿Dónde esta tu esposa? Quisiera saludarla,…

Sr. Darcy: ¡Claro!, pero me temo que en este momento no se podría, ya que ella es a quien la gente esta apunto de coronar como Reina de la isla.

Arturo: (perplejo, no entendió) ¿Cómo?, me quieres decir que la Reina del lugar es tu esposa Mérida, aquella mujer que conocí.

Sr. Darcy: ¡Sí! (él se veía feliz, nuevamente)

Arturo no podía entender como aquello se pudo transformar en esto. Lleno de duda, siguió callado y Darcy lo noto… entonces el comenzó a contarle la historia, pues con ella tal vez el entendería los porqués.

Sr. Darcy: en esta isla tienen una Ley. Para poder conquistar a una mujer, primeramente hay que tener riqueza, por lo que se demuestra teniendo becerros y vacas…

Arturo: ¿Vacas?, ¿Para qué necesitan las vacas?…

Sr. Darcy: en esta cultura es una ofrenda que se le tiene que hacer al padre de la mujer para que él acepte la unión. Entonces, hay que hablar con él y notificarle el sentimiento que se tiene hacia ella y el padre según las características de la mujer designa una cantidad de Vacas, un precio determinado para pagar.

-          Mérida, tenia cuatro hermanas… todas hermosas, llamativas y con figuras del sueño de “cualquier” hombre. Alicia, Sabrina, Alondra y Gabriela. El padre ya les tenia precio (por grotesco que parezca, así era). Por Alicia pedía 100-cien Vacas; por Sabrina (que era la más hermosa de todas) pedía 1000-mil vacas; por Alondra pedía 220 Vacas; por Gabriela pedía 90 Vacas… y por Mérida pedía UNA VACA.

El Sr. Darcy, al contarle esto a Arturo, éste pareció comprender y hecho una pequeña sonrisa que asemejaba una amplia carcajada y deliberó que pues sí, en efecto tal vez su amigo había decidido quedarse con Mérida pues sólo le pedían una vaca. Cuando su sorpresa fue que el Sr. Darcy, al padre de su amada le entrego ¡UN MILLON DE VACAS!… Arturo no paraba se sorprenderse, de preguntarle porqué… Darcy le dijo que le dio todo lo que tenia por ella, pues se enamoro. Paso el tiempo y esa acción hizo que la joven mujer Hermoseara; sí es un término medio extraño. Pero la seguridad que le había demostrado su amado al entregar toda su fortuna sin temor, le dio a ella también confianza y seguridad en sí misma y así, sin esperarlo o quererlo ella cambio, lo que hizo él, le enseño a creer en ella misma y a saber que todo lo puede con solo quererlo. Ella ¡HERMOSEÓ!…

El número de vacas asemejaba el valor de las personas, la confianza y lo que significaba que costaban. Normalmente era definido por el físico y la apariencia. Algunos otros y muy pocos padres consideraban el interior.

No necesitas esperar a tu Sr. Darcy y darte cuenta de cuantas vacas está dispuesto a dar por ti.

Pregúntate: ¿Cuántas Vacas estas dispuesta a dar por ti? Cuando mires al espejo para darte la respuesta y sonríe, así se hermosea.

Comentarios

Comentarios

Escrito por Haydée Ambriz

Bio: Mexicana: Mujer del siglo 21, pero con gustos del siglo pasado. Soy Abogada y una Política bastante idealista. Humanista y socialmente responsable. Bombardera del Bronx: ¡Yankees! y de corazón muy gordo. Hablo mucho dormida y despierta; soy autora de varias libretas y servilletas; no escribo en libros de pastas duras y costos altos, mis letras las rayo en hojas limpias, sin líneas; le escribo a la vida así que no escribo perfecto. Mi novio es Supermán. Suelo sacrificar horas de sueño por un sueño más grande. Dios me dijo que seré Longeva así que ¡aguantenme!" Blog: www.tacitaexpresión.blogspot.mx Twitter: @HaydeeAmbriz

5 Comentarios
Escribir un comentario

cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  |