Mujeres del Siglo 21

No hay sol, pero se hace

darknessHace nada leí un artículo que resumía un estudio en el cual se comprobó que el humano es más creativo cuando se encuentra en espacios oscuros. La luz nos produce bien estar, pero la oscuridad nos incita libertad de expresión y nos lleva a un nivel de creación al que no le llegamos cuando en plena luz.

“¡Con razón!”

Hay un pequeño problema. El ser humano le tiene miedo a la oscuridad. Y no hablo de los niños, con sus luces tenues y sus puertas abiertas, que no se atreven a asomarse más allá de sus sábanas. Hablo del hombre, el ser, hecho y derecho que cuando le apagan la luz sin su permiso se aventura entre los pasillos linterna en mano, bate en la otra, y rodillas de goma – y la mujer no se queda atrás.

Como cosa rara, es todo una metáfora. No me refiero a la oscuridad de la noche, de un corto circuito, de un bombillo gastado o una factura sin pagar. Me refiero a esa oscuridad que dura días, días de sol, meses, meses enteros. Esa oscuridad que es el no poder ver.
Yo me considero bastante valiente, fanática de películas de terror, curiosa como un gato, traviesa como una niña pero valiente como un padre de familia. Y sé que aquello que me preocupa cuando se va la luz es que camino sin ver más allá de donde mi pie pisa. Yo siento el piso bajo el talón pero no tengo certeza alguna que mi próximo paso sea un vacío. Tanteando trato de encontrar un equilibrio aparente, un apoyo temporáneo y por suerte casi siempre me encuentro en un entorno conocido.
Nunca se va a apagar el sol, o por lo menos no creo que sea mientras yo viva, pero si es probable que en mi vida, tarde o temprano me encuentro en un momento de incertidumbre equivalente a un apagón. Caminando por instinto, adoptando la ligereza de la pluma pero convenciéndome que soy una roca. Tarde o temprano, y más de una vez nos encontramos a pasearnos por la vida con ese aire de comiquita que no quiere hacer ruido, sintiéndonos astronautas que flotan, no por falta de gravedad más por miedo a lo grave que pueda ser si metemos la pata.
Todo esto es normal, el miedo a la oscuridad es un hecho, es lo que nos llevó a descubrir el fuego, esto y el frío de las cavernas – y después de mi ultimo descubrimiento siento un calor reconfortante en el saber que tal vez aquel ser que chocó dos piedras y encontró una chispa, no lo hizo por pura casualidad, lo hizo porque en total oscuridad somos más creativos.

De ahora en adelante creo que le tendré más cariño a los apagones inoportunos, le tendré menos miedo a no saber nada hasta tocarlo con la punta del pie, le tendré menos terror al monstruo debajo de mi cama porque sé que tal vez si me asuste pero todo es fruto de mi increíble y desmesurada imaginación.

De ahora en adelanta, no importa mucho si no sabes que quieres estudiar, si no conoces al que te hace feliz, si te pierdes cuando estas sola, si te hace falta algo que no sabes que es, si no le encuentras la solución a aquello que ni siquiera es un problema, si no ves luz en el horizonte – lo que cuenta es cerrar los ojos siempre, e imaginar.

Comentarios

Comentarios

Escrito por Camille Brito Reale

Después de haber tenido la suerte de tener unos padres aventureros que me llevaron aunque no quisiera a vivir una vida que no era la mía en un país muy muy lejano, aprendí a ser otro tipo de princesa. Aprendí a ser aquella que ama viajar, ama aprender idiomas, ama comunicar con todos para dejar su granito de arena por todo el mundo esperando que si todos lo hacemos, algún día el mundo no sea más que una gran playa. Amante del trópico, de mi ciudad natal: Caracas, amante de las palabras, de la voz de cada ser, de las imágenes de cada día y las que creamos por diversión; me he vuelto cineasta, que escribe lo que quiere transmitir, toma retratos día a día de un mundo que es mucho más fotogénico de lo que pensamos y se inventa historias de película, esperando que de verdad así sean. Una persona sonriente, con muchísimos principios, por ahí dicen que inteligente pero yo no se, y sobretodo curiosa por siempre saber más. Twitter: @Camille_b_r

2 Comentarios
  • Dicen que la nada (la oscuridad) no es más que la máxima expresión del potencial; es un lienzo en blanco

  • La obscuridad también como cambio.

    Nos apagan la luz y que hacemos (hago) me quedo de pie, estatua y mi mente me bombardea con preguntas: ¿Me muevo? ¿Le doy pa’ delante o le doy pa’ atrás? en lo que me decido a rezar por aquellos de “los monstruos”…

    Diría que yo si le tengo miedo a la obscuridad pero como sinónimos de cambio. Soy muy selectiva y planificadora, no doy un paso si no se que hay ahí, lo analizo y si me convence, ¡va! si no, ¡bye!

    No se… en definitiva, concuerdo contigo que cuando nos encontramos a obscuras, nuestra mente viaja a donde no lo podemos hacer cuando tenemos todo visto y deletreado. Ahora que, es bueno una dosis de obscuridad de ves en cuando para recordarnos nuestros talentos.

    Saludos!

Escribir un comentario

cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football shirts  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  | cheap football kits  |