Consejos & saludProtección solar en la oficina, ¿es realmente necesario usarla?

Protección solar en la oficina, ¿es realmente necesario usarla?

Protección solar en la oficina

¿Qué dirías si te dijeran que te pusieras crema solar en la oficina? Parece extraño preocuparse por la protección en el interior. Pero por mucho que parezca un cuidado prescindible, sepa que es esencial para mantener su piel bella, libre de manchas o de envejecimiento prematuro.

Esta atención es necesaria porque las luces blancas y la luminosidad del ordenador pueden afectar a tu piel, al igual que los rayos solares. Por eso, aunque pases la mayor parte del día en el interior, el uso de la protección solar debe formar parte de tu rutina.

Te explicamos cómo la luz artificial puede dañar tu piel y la forma ideal de evitarlo. Sigue leyendo y aprende a mantener unos hábitos saludables.

¿Por qué hay que usar protección solar en la oficina?

Hablar del uso de protectores solares en la oficina puede sonar inicialmente como un cuidado exagerado. Al fin y al cabo, se trata de un producto directamente relacionado con el sol y las vacaciones de verano. Y que, incluso cuando está relacionado con el trabajo, acaba siendo utilizado sólo por quienes ejercen actividades en entornos externos. Porque la exposición a los rayos del sol es mucho mayor.

Sin embargo, aunque no sea tu caso, debes saber que las luces artificiales también son grandes villanos. Colaboran a una piel envejecida o con manchas.

Esto sucede porque la luz visible o blanca también es capaz de producir radicales libres. Estos promueven alteraciones celulares, especialmente en las células de pigmentación y productoras de colágeno.

Aunque la incidencia de este tipo de luminosidad es mucho menor en comparación con los rayos uva y uvb directos, a largo plazo, el resultado puede ser una piel con manchas oscuras (melasmas) y con signos de envejecimiento precoz.

Por todas estas razones, el uso de protectores solares se ha vuelto tan indicado para todas las personas que trabajan en interiores. Especialmente para aquellos que se someten a algún tipo de tratamiento de la piel. Ejemplo: láser o peeling, o para personas que tienen enfermedades desencadenadas o agravadas por la exposición al sol, como el lupus.

La penetración de los rayos del sol en el interior

Sí, es posible que los rayos del sol penetren en el interior. Esta es también la razón por la que el uso de protectores solares en la oficina ha sido un tema muy comentado.

Obviamente, la intensidad de la radiación ultravioleta es mucho menor a través del cristal de una ventana que directamente. Pero como ya se ha mencionado, la cuestión es la frecuencia de la exposición. Al fin y al cabo, es habitual que quienes trabajan en lugares cerrados pasen más de 8h al día dentro de una oficina, todos los días de la semana, durante varios meses seguidos.

Estar afectado por los rayos del sol, aunque sea de forma indirecta, puede contribuir al desarrollo de una piel más flácida. O a la aparición de líneas de expresión. Y, en los casos más graves, incluso quemaduras y cáncer de piel.

En otras palabras, por mucho que creamos estar libres de los efectos nocivos de los rayos solares en un entorno cerrado, sabemos que eso no es cierto. Por lo tanto, el cuidado de la piel es extremadamente importante y necesario para mantener un aspecto saludable y joven.

¿Cómo garantizar la protección de la piel?

La fda (administración de alimentos y medicamentos), la agencia norteamericana responsable de la inspección de alimentos y medicamentos, descubrió que estar 8 horas bajo luces artificiales, como lámparas, ordenadores e incluso teléfonos móviles, equivale a 1 minuto y 20 segundos de exposición directa al sol.

Aunque esta proporción sea baja, el uso de protección solar en la oficina es más que recomendable porque, al cabo de un mes (teniendo en cuenta quién trabaja de lunes a viernes), es lo mismo que tener la piel expuesta a 5 horas y 48 minutos de luz solar directa.

De este modo, la indicación mínima de protección para todo tipo de pieles, incluidas las oscuras y las negras, es la de protectores solares con fps 20 o 30. No obstante, si te estás sometiendo a algún tratamiento estético, es importante que recibas el asesoramiento de un dermatólogo para ver qué factor de protección está más indicado para tu caso.

Opciones de protección solar

A pesar de que el protector solar es un producto que está más presente en la rutina de las personas, muchos todavía se resisten a su uso, ya sea por la textura o el olor. En el caso de las mujeres, más concretamente, hay quienes creen que puede interferir en el resultado del maquillaje.

La buena noticia es que ambos problemas pueden resolverse fácilmente. A los que les molesta el olor de la playa, por ejemplo, pueden elegir protectores solares con aromas más suaves. Hay varias opciones en el mercado.

También es posible utilizar bases o polvos faciales que contengan factor de protección en su formulación. Pero es posible lo contrario: protectores solares que también actúan como base.

Entre las ventajas de utilizar estos productos multifuncionales están el ahorro de tiempo en la aplicación y la garantía de una piel protegida tanto de los rayos uva y uvb como de las luces visibles, y, además, es posible tener un buen maquillaje y un excelente acabado.

Por todo lo que se ha descrito aquí, está claro que el uso de la protección solar en la oficina no es un cuidado exagerado. Por el contrario, es esencial para quienes buscan una piel más sana, joven y bella.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo más reciente

- Advertisement -Newspaper WordPress Theme

Latest article

More article